Ultracongelados

La ultracongelación, una técnica natural de conservación

El proceso de ultracongelación consiste en un enfriamiento muy rápido de los alimentos al exponerlos a temperaturas muy bajas, de alrededor de -30 ºC a -40 ºC, para provocar la cristalización del agua que contienen las células. Posteriormente, los alimentos deben conservarse a -18 ºC hasta su uso, por lo que es sumamente importante que todos los implicados en el proceso respeten la cadena del frío.

La ultracongelación, que combina dos medios naturales de conservación como son la reducción de la humedad y el frío, no transforma el producto, sino que lo estabiliza.

Esta es especialmente adecuada para los productos de bollería, ricos en materias secas y pobres en agua. Asimismo, la ultracongelación no altera el gusto de la bollería: la calidad debe ser buena desde el principio.

Ventajas de la ultracongelación:

  • Es una manera 100% natural de conservar los alimentos
  •  Sin aditivos ni conservantes
  • Garantiza la higiene y la seguridad
  • Práctico: los productos están disponibles a demanda